El pan bajo el brazo

Celebrar a la mujer como una Pascua –dijiste de tantos modos.

En la mesa de las manzanas en rodajas finas, una a una de tu mano a mi boca, para dar de qué nutrirse a mi dulzura.

Celebrarme mujer como unas Pascuas, miel y mieles de libertad y pueblo nuevo, casa soñada para un nombre que hay que inventar, y pan. Siempre el pan que te fue a buscar, a contarte de dónde venía su sabor a blanco.

Es infinita esta riqueza abandonada –te dijo de tantos modos.

En el encuentro con la voz de otro, moreno y amargo.

Es infinito estar rico y abandonarse, pan y pan. Me amasaron.

Un día te contaré la historia que me diste y desarroparé como en mitad de la noche enrejada por las luces que atraviesan las persianas, para ir a buscar tu locura… desarroparé –digo y lo prometo- esta morrinha, mi palabra que tengo aquí mismo acurrucada.

De tu parte, muy apreciado.

Anuncios

Un pensamiento en “El pan bajo el brazo

  1. estuve leyendo varios poemas tuyos.Este me atrajo particularmente.me gusto muchisimo.
    y para cerrar, como dijo el poeta”es infinita esta riqueza abandonada”
    hablo un poco de mi, un poco de tu poema

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: