Miro tu ojo. Miro tu único ojo. Esa profunda cuchilla amarga que miro cada vez.

                                                  No puedo saber

                                                  mientras qué pasa con el otro 

                                                  es como ser

                                                  manco en alguna parte:

una infinitesimal lesión de la conciencia.

Miro tu pavura. Tu pavura múltiple atesorada es lo que veo.

                        ¿Quién calibra el pulso de tu cuerda?

                        ¿Qué mineral ancestro

                           te nutre o ablanda?

                        ¿Qué palabra esa palabra?

En fin, que todo intento de asalto retrasa monótonamente.

 Miro tu piel. Diviso tu frontera y lo que veo es tiempo.

                     Otras cuchillas

                     abren y diseminan la profundidad

         de las veces

en contra de la amargura.

15 pensamientos en “

  1. Gracias a tod@s, por sus visitas, lecturas y recomendaciones que ya estoy tratando de seguir. Vuelvan y sigan leyendo que me gusta… Ñam, ñam, ñam

    BESOS

  2. Vero, felicidades por tu cumple. Y muchas más por ese poema tal piedra preciosa. Me parece original como lo redactaste, me encantaria poder escribir asi y esta buenisimo decir: “esto lo hizo mi profe!”. A mi me parece que siempre funciona agregarle una foto o con algun cuadro, aunque de por si sólo tu poema hable ya, da mucho mas para pensar a los que lo admiramos!
    BESOS

  3. Verito: Áspero, el poema, como la montaña. Y, como la montaña, inquietante. Y bello. Ese ojo nos mira y nos lesiona la conciencia. Gracias por la palabra. Muy feliz cumple. Dirbi

  4. Mirotuojo
    miro tu alma a traves de tu ojo
    como una ventana entro en tu cavidad ocular
    y miro tu ojo del lado de adentro
    y adentro hay un hueco
    y sobre el hueco una mesita
    y ahi esta vero
    tiene mocasines
    uno de cada color
    esta escribiendo
    en un cuadernito
    lo cierra
    me mira,
    y me sonrie.

  5. Vero: decir que me gustó lo que leí es, de alguna manera, decir algo que no dice nada. Decir que me atravesó es otra cosa. Decirte que volví una y otra vez; con pausa, sin prisa, más calmo, menos calmo; inquieto, perforado por tus palabras, casi sin aire. Respiré aire: un aire fresco como el que viene del mar y de la noche. Un aire que me devuelve otros aires, más frescos, más aires que me ayudan a oxigenarme. Aires que me permiten construirme una especie de trinchera contra la rutina que me galopa el cuerpo en esta mañana húmeda. ¡Qué bellas tus palabras! ¡Qué bellas!

  6. cuchillas………..en contra de la amargura……………..

    esperanzador. igual duele.
    como en los heraldos negros……….

    gracias por compartirte.

    ( alcanza y sobra con las imágenes de tus textos )

  7. vero, los ultimos cuatro versos de¨ miro tu piel¨
    me clavaron un puñal que duele pero no mata.´
    que sangra y al mismo tiempo cierra las heridas.
    me pego.muy bueno

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 509 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: